Emotividad; es la capacidad que tenemos lo seres humanos de producir emociones y la sensibilidad que desarrollamos ante las situaciones que se susciten. En cambio la racionalidad es la capacidad humana que nos permite pensar, evaluar y actuar ante las situaciones, para poder llegar a un objetivo o satisfacer alguna necesidad; siempre basándonos en modos de actuar lógico.

La diferencia entre el uso de ambos conceptos, es que las personas que toman decisiones o desarrollan sus actividades de una manera emotiva, involucran especialmente sus emociones para poder actuar o proceder. Por lo tanto dependiendo del autoestima, o estado de ánimo bajo el que se encuentre la persona, esta podrá desarrollar su actividad, por ejemplo: si la persona esta “feliz” existe mayor probabilidad de que experimente un sentimiento motivante para realizar más actividades y de mejor manera.

En cambio las personas que se basan en la racionalidad, son personas que al tomar decisiones o realizar actividades lo hacen de una manera cautelosa y profesional puesto que piensan antes de actuar y evalúan los panoramas más viables, para llegar al objetivo planteado. Al enfrentarnos a cualquier situación debemos de mantener un equilibrio con ambos aspectos, no podemos basar todo en la emotividad y perder la cabeza, puesto que los resultados no pueden ser los mejores ni los más esperados.

De igual manera no podemos basar todo en la racionalidad pues que en ocasiones las situaciones no ameritan un análisis extenso o de un mayor control mental, para ello debemos analizar las situaciones e intentar usar la razón, pensar de una manera objetiva, neutra y basándonos en nuestro criterio propio. Es preciso evitar mezclar de más nuestras emociones o sentimientos, visualizar siempre las situaciones en base a la realidad a la que nos enfrentamos.

También podemos vincular dichas actitudes desde el enfoque psicológico, mismo que se basa en la “inteligencia emocional”  la cual agrupa el conjunto de habilidades psicológicas, de apreciar y equilibrar nuestras emociones, tener la capacidad de entender a los demás, y utilizar dicha información para guiar nuestra manera de pensar y actuar.


Astrid Valderrama

UTEL Editorial

emotividad-vs-racionalidad| Blog - UTEL

 

 


Estudiar en linea