Las personas que deciden estudiar una segunda carrera son seres arriesgados, dedicados y comprometidos consigo mismos.

 El dilema de estudiar una segunda carrera puede presentarse en cualquier momento de la vida, pero es más común cuando se está estudiando la primera (entre los 18 y los 24 años), sea porque el estudiante se vio coaccionado por presiones familiares para elegir unos estudios que no le complacían o porque siente vivo e intenso el deseo de hacer esa carrera apasionante con la que soñaba en la adolescencia.

El segundo momento se da entre los 30 y 45 años, y es producto de la experiencia laboral que la persona adquirió a lo largo de su vida; ahora ya sabe qué le gusta y qué no, conoce sus fortalezas y debilidades, y está muy consciente de que sólo a través de la preparación continua será capaz de alcanzar sus propias metas.

Motivaciones para estudiar

Las personas que, independientemente de su momento en la vida, deciden estudiar una carrera más, son personas arriesgadas, dedicadas, comprometidas consigo mismas y con los suyos, y todos ellos tienen distintas motivaciones para tomar la decisión de elegir estudiar otra licenciatura.

En algunos esas razones serán que no están satisfechos con lo que actualmente están estudiando; en otros que simplemente tienen sed de continuar aprendiendo; en  todos los casos el valor es la constante que impulsa a alguien a estudiar una otra carrera, y por supuesto la sed de conocimientos. Entre los motivos que deben tenerse para tomar esta decisión están los siguientes:

●  Evitar la mediocridad. Adquirir mayores conocimientos te hará sobresalir de entre la mayoría de los individuos.

●  Es la mejor inversión a largo plazo. No sólo aumenta tus posibilidades de evitar el desempleo, sino que te ayudará a tu desarrollo personal, profesional y financiero.

●  Podrás ser tu propio jefe. Estar más preparado que el resto de las personas supone poner en práctica tu conocimiento para abrir, quizá, tu propio negocio.

●  Realízate profesionalmente. El complementar tu trayectoria académica no sólo te hará ganar respeto y autoridad, sino que te hará una persona preparada para tratar todo tipo de problemas.

●  Conviértete en una persona cada día más valiosa. El serlo para tu compañía o tu propio negocio te abrirá posibilidades de ascenso o mejores oportunidades de ganar dinero.

●  Crea tu propio futuro. El destinar parte de tus recursos en tu educación te dará la claridad, el poder y las herramientas para moldear tus años por venir.

●  Cumple tus sueños y metas. El ahorrar y destinar parte de tu capital para tu educación, te acercará cada vez más a cumplir tu sueño profesional, académico y financiero.

La decisión está ahora en tus manos, consulta, acércate a tus amigos y familia, escucha todos los consejos de ellos y comprométete contigo mismo. Al final haz un análisis y si realmente concluyes que estudiar una segunda carrera vale la pena, lograrás tener el tiempo, dinero y el entusiasmo, y sobre todo el deseo necesarios para seguir estudiando.

UTEL Editorial

¿Una segunda carrera?, ¿Por qué no? | Blog - UTEL


Licencituras, maestrias y doctorados en linea