Tener una ortografía impecable es requisito para cualquier profesión, ya que facilita las tareas y la comunicación con el entorno; para esto es necesario poseer un buen conocimiento de las reglas ortográficas.

Uno de los elementos básicos de la ortografía es saber utilizar las tildes, las cuales sirven para mejorar la calidad de los textos y dar intensidad a las palabras.

Los acentos, tanto al escribir como al hablar, sirven para diferenciar la fuerza de las palabras y darles un sentido diferente, lo cual ayuda a entender lo que se quiere expresar.

Estos son los 3 tipos de acentos:

• Acento Diacrítico. Utilizado para distinguir las palabras y darles diferentes significados a la silaba tónica (que es donde se pronuncia el acento de la palabra). Normalmente se pone en pronombres personales, adjetivos posesivos o al utilizarlo como afirmación.

• Acento Ortográfico. Es el más común y hace referencia al signo (´) que se le conoce como tilde. Este se usa en la silaba tónica; si suena en la última se le conoce como agudas; en la penúltima como graves y en la antepenúltima como esdrújulas.

• Acento Prosódico. Es aquel que se pronuncia pero no se escribe y recae en una sola sílaba, por ejemplo: hamaca, la cual recae en la silaba ma.

La importancia de la acentuación es ayudar a que los textos tengan coherencia y para ello es necesario saber cuándo se utilizan este tipo de reglas para poder expresar aquello que se queremos.

Para algunos, la omisión de los acentos no suele ser tan grave al escribir en las diferentes redes sociales y leer de manera apresurada, sin embargo, no se justifica el desinterés por escribir de una forma correcta.

La acción fonológica ayuda a distinguir la fuerza de las palabras. El saber leer y usar de forma correcta, estas reglas contribuye a un mejor entendimiento entre los seres humanos.

Tania Paola Peralta
UTEL Editorial


Estudiar en linea